Alientodiario.com

Un devocional cada dia

Mucha gente pierde el tiempo lamentándose, contando a los demás aquello que antes tenían

Existen dos tipos de personas aquellos que se quedan como espectadores viendo como las cosas se les vienen al piso y aquellos que se vuelven protagonistas y no  se quedan con los brazos cruzados viendo la necesidad que hay en sus vidas y a su alrededor.

Les dije ustedes ven el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; vengan y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos mas en oprobio.
Nehemías 2:17

Jerusalén había sido quemada y hecha cenizas pero, fue en ese tiempo que Dios puso en el corazón de Nehemías la necesidad de hacer algo por su ciudad y no quedarse con los brazos cruzados; quizás tu vida espiritual esta desmoronada , desierta y consumida por cosas a las cuales le diste lugar ; quizás tu familia está hecha cenizas porque el enemigo se introdujo e hizo de las suyas ; a lo mejor tu matrimonio, tu economía, tu trabajo, tu ministerio, tu relación con tus padres está hecha cenizas porque el enemigo entro y destruyo todo lo que estaba bien edificado pero; déjame decirte que no es tiempo de que te quedes con los brazos cruzados observando simplemente lo que el enemigo hizo pedazos; es tiempo de que te levantes y reedifiques esa relación, esa amistad, ese matrimonio, tu vida espiritual, y todo aquello que tu sabes que el enemigo destruyo.

Mucha gente pierde el tiempo lamentándose, contando a los demás aquello que antes tenían pero que de la nada se les vino al suelo pero, tú no te puedes quedar como espectador viendo lo que el enemigo está haciendo en tu vida, en la vida de tus parientes, de tus amistades, de tus vecinos; es hora de que te levantes a reedificar esas vidas con el poder de la palabra.

Levantar los muros significa rodearse con la cobertura de Dios para que el enemigo no tenga lugar por el cual entrar; y por allí fue que Nehemías comenzó “reedificando los muros”; ya que eso le cierra las puertas al adversario.

Si durante este tiempo te habías quedado solo mirando como el enemigo estaba atacando tu vida y la de aquellos que te rodean y no habías hecho nada sino que solo eras espectador te invito a que te levantes y te vuelvas un protagonista al reedificar lo que había sido destruido, oremos juntos a Dios.

Padre Nuestro que estás en los cielos en este momento me rindo a ti, yo me levanto por la palabra de tu poder a reedificar todo aquello que había sido destruido por el enemigo porque tú me respaldas en el nombre Poderoso de Jesús Amén.

Por Guía del Espíritu Santo
Carlos y Chantalle Villarreal
Misioneros y Evangelista. Miami Fl. USA