Sobreviviendo a la lucha diaria

Todos los que hemos recibido el amor de Dios en nuestra vida y que ahora vivimos para Él debemos estar conscientes que nos encontramos en una lucha diaria.

Todos los días libramos una batalla en nuestra vida, entre querer agradar a Dios y querer satisfacer nuestros instintos pecaminosos sean estos de cualquier tipo.

Share

¿A quién le tienes miedo?

Cuando tomaste tu destino habías orado y comprendido que el Señor te guiaba. Pero ahora, en medio del mar proceloso de la vida, el viento te es contrario. Hoy sales a la calle con una preocupación angustiosa de ánimo.

Tal vez temes correr un riesgo o recibir un daño. ¿Podría ser tu matrimonio? ¿Tu trabajo? ¿Tu negocio? ¿Tu ministerio? El viento borrascoso no cesa. Ya temes hundirte con la nave de tu vida. De repente reflexionas y ves que lo que se acerca es algo peor. Sea real o imaginario, le tienes miedo.

Share

Aprendiendo de los errores

Seria genial que nunca nos equivocásemos, sería muy bueno, pero eso es imposible...

“Guarde en mi corazón lo observado, y de lo visto saque una lección” Proverbios 24:32 (NVI)

Todos los seres humanos nos equivocamos, absolutamente todos pecamos y cometemos errores, no hay ninguna persona en este mundo que pueda decir -¡yo nunca me equivoque, yo nunca cometí un error!-.

Share

Lo que siembras, eso mismo cosecharás

Bible,jesus,internet,hosting,

Hay una práctica que me gusta aplicar, se llama empatía. Y el aplicarla me permite acercarme más al carácter del Señor. Me gusta ponerme en los zapatos de mis hermanos y el hacerlo hace que crezca el amor de Cristo en mí. Admito que en ocasiones el tener esta empatía, afecta mi relación con mi yo, y en otras muchas ocasiones afecta también mi comodidad. Pero, he comprendido que lo que siembras, eso mismo cosecharás.

Share

Del dolor a la victoria

¿Qué es lo que sabemos que tenemos que hacer y no lo estamos haciendo?, ¿Qué cosas nos causan dolor dejar y por eso no queremos hacerlo?

Cuando algo duele o es difícil de hacer aun lado es porque vamos por el camino correcto, es decir: Cuando me comienzo a negar a mi mismo, a no hacer lo que yo quisiera hacer para hacer lo que Dios quiere que haga, humanamente me dolerá, porque, pero lo que humanamente me duele, espiritualmente funciona.

Por ejemplo: Cuando tenemos mucho tiempo de no ejercitarnos y un día decidimos hacerlo, el día siguiente estoy seguro que sufriremos de dolores musculares por la razón que nuestro cuerpo no está acostumbrado al ejercicio, pero ese dolor que sentimos es señal de que estamos ejercitando esas partes de nuestro cuerpo que lo necesitaban.

Share

La batalla en tu mente

¿Qué pensamientos son los que están debilitando tu vida espiritual?, ¿Qué es lo que el enemigo esta usando para hacerte sentir culpable y no perdonado?

¡Que astuto es el enemigo!, y es que se necesita de mucha astucia para hacernos creer tantas cosas que no son ciertas.

Hay algo que debemos tener muy claro y es que todos pecamos y cada día nuestra naturaleza pecaminosa nos orienta a buscar el pecado, la diferencia desde el día que le entregamos nuestra vida a Cristo es que ya no vivimos para satisfacer ese deseo carnal de pecado, sino que para negarnos a nosotros mismos y vivir para Dios.

Share