¿Qué significa llevar la cruz?

cruzEl que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:27

Los discípulos comprendían el significado de las palabras de Jesús. Seguramente habían visto, o sabían, que los criminales eran ejecutados en una cruz. Sabían que llevar la cruz significaba una sola cosa: Era un viaje en una sola dirección; los hombres condenados a tan horrible suplicio jamás regresaron a sus hogares, y nadie volvió a verlos. En otras palabras, llevar la cruz era sinónimo de muerte.

El discípulo de Jesús que lleva la cruz muere a la vida antigua. El principio de la vida antigua era el yo. El principio de la nueva vida no es el yo, sino Cristo. Es una vida con el yo crucificado, una vida en la que la voluntad de Dios es suprema en cada cosa que se emprende. Es seguir a Cristo en su senda de negación propia.

Share

Los desiertos de la vida

Los desiertos de la vida

Salmos 30: 5 “Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría.”

¿Quien no ha pasado un desierto espiritual?, un momento de esos en donde te sientes solo, en donde por una extraña razón parece que Dios se a alejado de ti, por mas que clamas no logras sentir su presencia ni mucho menos escuchar su voz.

Share

13 consejos

rosas_rojas_.jpg1.- No te quiero por lo que eres, sino por lo que soy cuando estoy contigo

2.- Nadie se merece tus lágrimas, y el que se las merece no te hará llorar

3.- Si alguien no te quiere como tu quieres, no quiere decir que no te quiera con toda su alma.

4.- Un amigo verdadero es el que tiene tu mano y toca tu corazón.

Share

Los celos ¿Son buenos, son malos?

Los celos según la Biblia son obra de la carne, de nuestra naturaleza pecaminosa y nuestro YO egoísta descontrolado.

Los celos según la Biblia son obra de la carne, de nuestra naturaleza pecaminosa y nuestro YO egoísta descontrolado.

“Porque los celos son el furor del hombre, Y no perdonará en el día de la venganza”. Proverbios 6:34

Definitivamente a lo mejor nadie de nosotros ha estado exento a caer en las desastrosas  garras de los celos. Ya que por A o B razón hemos permitido en momento determinado que los celos se apoderen de nuestras acciones o de nuestras palabras.

Lo mas difícil de aceptar es que por causa de los celos muchas relaciones entre: esposos, novios, amigos, familiares, etc.  se han perdido, ya que de los celos lo único que se consigue es una “pelea” y lastimosamente nosotros los cristianos no estamos exentos de esta obra de la carne.

Share

Dios no nos abandona

manosPero tú me sacaste del vientre materno; me hiciste reposar confiado en el regazo de mi madre. Fui puesto a tu cuidado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre mi Dios eres tú. No te alejes de mí, porque la angustia está cerca y no hay nadie que me ayude. Salmos 22:9-11

Una de las cosas más reconfortantes en momentos de angustia es reconocer que Dios siempre ha estado a nuestro lado, especialmente en los momentos más difíciles.

Share

La gran mentira del diablo

¿Por qué sigues alejándote?, ¿Por qué permites que la vergüenza de pecar te aleje de esa comunión que Dios quiere tener contigo?

¿Por qué sigues alejándote?, ¿Por qué permites que la vergüenza de pecar te aleje de esa comunión que Dios quiere tener contigo?

La voluntad de Dios es que cada uno de nosotros lo busquemos diariamente, que lo hagamos el centro de nuestra vida y que diariamente reconozcamos nuestra necesidad inmediata de Él. Sin embargo a diferencia de Dios el enemigo de nuestras almas quiero totalmente lo contrario, por lo que usará cualquier medio que se le presente para hacer que te alejes de Dios y una de sus formulas favoritas es: La vergüenza.

Cuando me refiero a la vergüenza en especial me quiero referir al sentimiento o reacción que nos provoca el haber fallado a Dios independientemente de la forma que le hayamos hecho. Y es que sentir vergüenza es aquella sensación que nos quiere evitar el acercarnos a Dios o pedirle perdón porque esa misma sensación nos hace sentir, sucios, hipócritas, malos, etc. Por lo cual nos da esa vergüenza de ir “nuevamente” a pedir perdón a Dios quizá por lo mismo que ya en innumerables veces le hemos pedido.

Share