Nunca pierdas la Fé

¡Vamos!, ya no es hora de creerle a las circunstancias adversas, es hora de creerle al Dios que puede convertir cualquier lugar de muerte en un lugar de victoria.

¡Vamos!, ya no es hora de creerle a las circunstancias adversas, es hora de creerle al Dios que puede convertir cualquier lugar de muerte en un lugar de victoria.

Cuando un cristiano deja de creer entonces sus convicciones desaparecen y va como un barco a la deriva y además de eso es muy pero muy vulnerable a cualquier ataque del enemigo.

Y es que la fe es importante, nada somos sin fe o como dice la Biblia: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” Hebreos 11:6 (RV60).

¿Quieres agradar a Dios?, entonces tienes que tener fe, ¿Quieres recibir lo que anhelas?, entonces tienes que tener fe, ¿Quieres ver la mano poderosa de Dios obrando a tu favor?, entonces tienes que tener fe.

Share

“Estoy Enojado con Dios”

 “Porque Dios no hizo nada para evitar que tomara esa decisión” ó “Porque Dios no me detuvo antes de equivocarme”

“Porque Dios no hizo nada para evitar que tomara esa decisión” ó “Porque Dios no me detuvo antes de equivocarme”

¿Alguna vez te has enojado con Dios?, yo sí. Y es que aunque queramos negarlo hay ocasiones en las que nos enojamos con Él, quizá porque las cosas no salieron como esperábamos o porque no nos respondió de la manera que queríamos o porque simplemente nunca hubo una respuesta y su silencio fue lo único con lo que nos encontramos.

A veces llegamos a los extremos de enojarnos con Dios por cosas que nosotros mismo buscamos, por resultados que tejimos a base de malas decisiones y terminamos culpando a Dios de nuestro mal.

¿Has escuchado frases como: “Porque Dios no hizo nada para evitar que tomara esa decisión” ó “Porque Dios no me detuvo antes de equivocarme”?, pues yo sí.

Share

¿Por qué Dios no me da todo lo que le pido?

Santiago 4:3 “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites”. Alguna vez te has preguntado ¿Por qué Dios no me da todo lo que le pido?, la respuesta es muy sencilla y sin rodeos: Porque fuera un mal Padre si te diera todo lo que pides.

Algunos creemos que ser un buen padre es darle a nuestros hijos todo lo que piden y lastimosamente lo que no nos damos cuenta es que estamos dañándolos y acostumbrándolos a recibir las cosas tan fácil como pedirlo.

Un excelente padre no es aquel que le da a su hijo todo lo que pide, sino más bien es aquel que le da a su hijo LO QUE NECESITA.

Share

¿Y si Dios no te responde? ¿Qué hago?

Seria perfecto que todo fuera color de rosas, que todo en la vida fuera tranquilo, que Dios nos respondiera al instante.

Seria perfecto que todo fuera color de rosas, que todo en la vida fuera tranquilo, que Dios nos respondiera al instante.

Quizá algunos al leer el titulo de este escrito ni siquiera lo van a leer, porque todos estamos acostumbrados a que nos animen, a que nos motiven, a que nos proclamen bendiciones o que nos den una palabra de fe, nos recuerden una promesa divina o todo lo que tenga que ver con nuestro propio beneficio. Pero ¿Qué tal si Dios simplemente no responde?, y es allí como que no nos gusta esa palabra o simplemente no queremos que eso suceda.

A veces se nos olvida que Dios es el Señor y que nosotros solo somos sus siervos, que Él es el Padre y que nosotros solo somos sus hijos, a veces tratamos a Dios como nuestro sirviente, como alguien que tiene que obedecer todos nuestros caprichos o suplir todas nuestras necesidades si o si, pero ¿Qué tal si Dios simplemente no responde?

Share

Deja que Dios lleve tu carga

Hoy es el día en el que debes renunciar a esa carga que poco a poco te ha ido robando las fuerzas.

Cuando era niño recuerdo que trabajaba con mi papá en el campo y cuando era el tiempo de la cosecha me gustaba echarme sobre mis hombros cargas pesadas, al principio todo marchaba bien pero a medida que avanzaba en el camino el Cansancio se apoderaba de mi, Las Fuerzas me faltaban y me daban ganas de dejar lo que estaba haciendo pero, en ese momento aparecía mi papá con el propósito de ayudarme.

Share

¡Claro que tú puedes!

Dios sabe lo mal que la estas pasando, Él sabe que sientes que ya no tienes más fuerzas para seguir.

Todos hemos querido en alguna ocasión darnos por vencidos, hablo de esos momentos en donde pareciera que es más fácil rendirnos en lugar de seguir luchando con algo que no está bajo nuestro control y que por más que insistamos no vemos una respuesta.

Share