¿Te sientes enojado con Dios?

¿Cuántos de nosotros a pesar que nos hemos enojado con Dios hemos visto su mano poderosa ayudándonos o protegiéndonos?

¿Cuántos de nosotros a pesar que nos hemos enojado con Dios hemos visto su mano poderosa ayudándonos o protegiéndonos?

¿Alguna vez te has enojado con Dios?, yo sí. Y es que aunque queramos negarlo hay ocasiones en las que nos enojamos con Él, quizá porque las cosas no salieron como esperábamos o porque no nos respondió de la manera que queríamos o porque simplemente nunca hubo una respuesta y su silencio fue lo único con lo que nos encontramos.

Share

La oración cambia las cosas

La oración cambia las cosas

“Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar…” Lucas 11:1

Jesús siempre les dió el ejemplo y la enseñanza a sus discípulos. Ahora es en la oración. El sabía de la importancia de ¨orar sin cesar¨. El Hijo de Dios siempre dependiendo de su Padre. Én muchas ocaciones se apartaba y buscaba un lugar para estar a solas con su Padre celestial.

Share

Mi casa y yo serviremos a Jehová

Tu eres una bandera del Señor por eso no esperes que los cambios sucedan en otros si antes no suceden en ti

Hay influencias las cuales son más fuerte que las convicciones que tenemos dentro de nosotros; por ejemplo la jovencita que vive presa de aquel muchacho que la maltrata y aunque ella sabe que lo que hace no está bien no se atreve a soltarse de él porque cree que no podrá vivir sin ese joven , el adolescente que es influenciado por sus amiguitos a hacer cosas  siendo que sabe que no es bueno pero lo hace para no sentirse fuera del grupo o para que no lo humillen.

Share

!Dios esta a tu lado… no te abandona¡

¡Vamos! No te dejes hundir por ese momento de tribulación, ya has pasado cosas iguales o peores que estás y no te has rendido...

¡Vamos! No te dejes hundir por ese momento de tribulación, ya has pasado cosas iguales o peores que estás y no te has rendido…

Cansado, con pocas fuerzas, con la fe a punto de desfallecer, mirando a tu alrededor como las cosas se ponen de mal en peor, deseando una pronta respuesta y hasta un milagro sobre esa situación que se te ha escapado de las manos.

Sientes desfallecer, tu cuerpo se suma a ese desanimo profundo, piensas en una forma de solucionar eso que tanto te abate, pero simplemente no encuentras las forma de hacerlo, lagrimas recorren tus mejillas, esas lagrimas de impotencia, de querer que las cosas fuesen de otro modo, de sentirte hasta cierto punto abandonado por Dios, y es que ves al cielo y no recibes una respuesta, por lo menos no cómo la quisieras o en el momento que la quieres.

Share

Cuando los sueños no se cumplen

Te sientes frustrado, porque tienes grandes sueños que cumplir, y has visto como todo se ha venido abajo.

Te sientes frustrado, porque tienes grandes sueños que cumplir, y has visto como todo se ha venido abajo.

Hay momento en nuestra vida en donde pareciera que es totalmente seguro que nuestros sueños no se van a cumplir, más aun cuando no vemos ni la mínima probabilidad que se cumplan y que todo se pone totalmente en contra.

A veces pasamos por rachas en nuestra vida en donde no terminamos de salir de un problema cuando viene otro en camino, y todo ello lo único que hace es debilitar nuestra fe de que nuestros sueños se puedan cumplir.

Share

¿Haz pensado volver atrás?

Es triste cuando después de haber conocido el amor incomparable de Dios, decidimos regresar a ese pozo cenagoso.

A veces se nos olvida que somos peregrinos en este mundo, que nuestra ciudadanía no es terrenal sino celestial. (Filipenses 3:20) Se supone que cuando permitimos que Jesús entrara en nuestro corazón renunciamos a nuestra vieja manera de vivir, comenzando así un proceso que durara hasta que Cristo venga o hasta el día que partamos de este mundo.

Share